Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Tres consejos para aprovechar el poder de la mente

En un año lleno de aprendizajes como es este 2016, más nos vale que tomemos conciencia de que todo lo que creamos es porque primero lo creímos. Tal cual. Nuestra mente es una poderosa fuerza capaz de convertir en realidades palpables, lo que alguna vez imaginamos.

¿Cuántas veces hemos tenido la experiencia de haber pensado en alguien y que esa persona justamente nos llamara o nos escribiera en ese mismo momento?  
Algunos le llaman a eso coincidencias, otros “diosidencias”, otros los conocen como milagros. Yo les llamo sincronicidades, aunque son verdaderos ejemplos de cómo opera el mundo de la energía y del pensamiento.

De esta misma manera, como pasa cuando pensamos en alguien y al instante aparece, así ocurre con todos nuestros pensamientos.

Si los pensamientos están alineados con los deseos legítimos de nuestra alma y de nuestro corazón, tendremos materializaciones que traerán gozo y bienestar. Por el contrario, si los pensamientos están alineados con nuestro ego, tendremos realidades de dolor y sufrimiento.

Sé que creer en que esto funciona así, es algo complicado para quienes no han leído sobre física cuántica ni se han acercado a conocer los principios que aplican los budistas o a escuchar de las experiencias de los practicantes del yoga.

Toda la información reportada por los físicos, los budistas y los practicantes del yoga, confluye en un mismo punto: los pensamientos son unidades de energía que emitimos. Como la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma, los pensamientos siguen su camino para luego transformarse en realidades.

Dicho de otra manera, al final del día, por tratarse de energía creativa en movimiento, todo pensamiento es a su vez una intención que se materializará en algún lugar y en algún momento.

De esta forma, todo pensamiento es a su vez el producto de una mente y el origen de algún asunto que en cualquier momento será una realidad palpable.

Por eso todo lo que pensamos antecede a lo que creamos. Sólo que como no nos damos cuenta, nos convertimos en verdaderos irresponsables de lo que pensamos y de lo que decimos.

Con esta entrada de hoy quiero invitar a que tengamos conciencia de nuestros pensamientos a cada instante y que seamos prudentes con lo que decimos.

Cómo crear pensamientos de gozo y bienestar

Estamos en un momento de la historia de la humanidad donde poco se estimulan los pensamientos que nutren la mente para materializar gozo y bienestar.

Al contrario, abundan las malas noticias en la prensa, los comentarios negativos en la oficina, los pensamientos estresantes del jefe, etc. Y resulta que buena parte de nuestra mente se alimenta del entorno para desarrollar los pensamientos.

Si lo que queremos es materializar situaciones o realidades de gozo y bienestar, hay que nutrir la mente con pensamientos positivos. Esto se logra cuando tenemos conciencia de lo que pensamos. De esta forma podemos sustituir los pensamientos negativos por pensamientos positivos, tan pronto como nos percatemos de que hay que hacerlo.

Primer consejo:

En este sentido. si lo que queremos es aprovechar el poder creativo de nuestros pensamientos para materializar algo que deseamos para nuestra vida, entonces el primer consejo es que evitemos los ambientes pesados y nos alejemos de las personas negativas.

Por este motivo, decidí hace mucho tiempo no ver los noticieros de televisión, salvo en contadas excepciones. Esto es porque dedican buena parte del tiempo al aire para desarrollar noticias escabrosas y tenebrosas, que solo sirven para contaminar nuestra mente.

Segundo consejo:

Como segundo consejo, nos toca volvernos selectivos con la música que escuchamos. Estamos llenos de canciones con letras agresivas y hasta irrespetuosas con la dignidad humana. Nos parecen chistosas y además pegajosas, así que las vamos cantando en el carro o las bailamos en la fiesta.

No comprendemos que la mente no sabe de bromas, que nuestro inconsciente es literal, que no sabe de lenguajes figurativos y que no cuestiona nada sino que asume todo lo que le decimos como si fueran hechos irrefutables.

Para nuestra mente no importa si lo que propone la canción es una vulgaridad o un acto por fuera de la ley, simplemente es otro pensamiento más que se suma a los que ya están alojados.

Por eso, si no queremos hacernos cargo de lo que creamos con nuestra mente, entonces toda la música es válida y todas las letras de las canciones están perfectas.

Pero si lo que queremos es crear bienestar, nos cuidamos de lo que escuchamos y privilegiamos los sonidos y las letras que ayuden a nuestra mente a enfocarse en lo que nos sirve para crear bienestar.

Tercer consejo:

En sintonía con el anterior consejo, y sumado a que existe una ley universal que dice que de lo que das recibes, entonces nos cuidamos de lo que pensamos acerca de los demás seres.

Comprendemos que no vale la pena ocupar nuestra mente con pensamientos que no van a aportar bienestar a los demás, porque sabemos que tarde que temprano eso se nos devolverà.

Al contrario, disfrutamos entregando una sonrisa a los demás y observando lo positivo de las personas, para abrirnos a recibir lo mismo hacia nosotros en cualquier momento y lugar. 

Fotografías: Freepik.

No hay comentarios:

Publicar un comentario