Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

lunes, 13 de junio de 2016

La actitud hace la diferencia


Algunas veces se escuchan por ahí expresiones como: “pero mira a esa persona, qué bien le va en la vida… ¡claro!, es porque ha tenido suerte”.

Estoy en desacuerdo. No creo que exista la “suerte”, como tampoco creo en las casualidades.

Creo que vivimos en un universo de causa y efecto. De forma que el éxito o los resultados positivos en todas las áreas de la vida, no son más que los frutos de lo que hemos cosechado.

A su vez, la cosecha es el reflejo de nuestra actitud frente a las situaciones, porque la actitud  es el motor que impulsa las decisiones que tomamos, basados en lo que creemos.

Dicho de otra manera, cada resultado que obtenemos afuera, bien sea en el campo del dinero, del trabajo, de la salud o de las relaciones, está directamente conectado con nuestro ser interior y las acciones que hemos emprendido.

De hecho, el universo es como un gran eco que responde a nuestra actitud y nuestras acciones, en la justa medida de lo que hemos aportado y en concordancia con el destino para el cual hemos sido creados.

En efecto, si damos amor, el universo nos trae amor; si somos generosos, el universo nos brinda generosidad, y así sucesivamente.

Al respecto, Carl Gustav Jung, el psicoanalista suizo, afirmaba “todo depende de la forma cómo veamos las cosas y no la forma en que son en sí mismas”. Según él, nuestro destino está marcado por el descubrimiento de nuestra propia alma y por las personas en las que elegimos convertirnos. Es decir, que nuestra vida está marcada por nuestra actitud.

¿Qué es la actitud?

La mejor forma en la que podemos comprender lo que es la actitud, es con historias. Veamos una de ellas.

Hubo una vez un joven que llegó a un restaurante ubicado a la entrada de un pequeño pueblo, se acercó a un anciano que estaba en la mesa de al lado y le preguntó:
¿Qué clase de personas vive en este pueblo?
—¿Qué clase de personas vive en el lugar de donde tú vienes?, le contestó el anciano.
—Pues, gente egoísta y malvada, respondió el joven, por eso estoy feliz de haberme ido de allí.  A lo cual el anciano contestó:
 —Lo mismo vas a encontrar acá.

Un par de horas después, otro joven se acercó al restaurante a comprar algo y viendo al anciano que estaba tomando un café,  le interrogó:
—¿Qué clase de personas vive en este pueblo?  El hombre le respondió con el mismo cuestionamiento:
—¿Qué clase de personas vive en el lugar de donde tú vienes?
— Pues déjeme decirle que vengo de un lugar donde las personas son fantásticas, atentas, generosas, alegres, me dio mucho pesar haberlas dejado.
—Lo mismo encontrarás aquí, le contestó el anciano.

La mujer que atendía en el restaurante y que había escuchado ambos diálogos, le interrogó al viejo:
—¿Cómo es posible que usted le diera dos respuestas diferentes a la misma pregunta?  
A lo cual el viejo respondió:
—Cada cual lleva en su corazón el lugar donde vive. Aquel que no encontró nada agradable en los lugares donde estuvo no podrá encontrar otra cosa aquí. Aquel que encontró cosas maravillosas allá, podrá encontrar también cosas maravillosas aquí, porque, ciertamente, tu actitud es lo único en tu vida sobre lo cual puedes mantener control absoluto.

Siempre que tengas una actitud positiva hallarás la verdadera riqueza de la vida. Si miras dentro de ti sabrás que posees una gran riqueza para entregar y mucha sabiduría para descubrir todas las riquezas de los demás. 

En efecto, la actitud es como el par de lentes por el cual miramos la vida. Depende del color que sean nuestros lentes, así mismo serán las situaciones de la vida que afrontemos.

Este es el sentido de otra frase de C. Jung que dice: "“Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser”.

Hábitos para mantener una actitud positiva

Si sabemos que la actitud es tan importante, ¿cómo hacemos para mantenerla en alto, cuando tenemos un mundo que nos invita a angustiarnos?

Estos son cuatro hábitos que nos permiten mantener una actitud positiva en alto:

1. Sacar un espacio para meditar diariamente. La meditación nos centra, nos conecta con lo mejor de nosotros mismos y, poco a poco, nos trae mas beneficios para la mente y el cuerpo.

2. Practicar la aceptación ante las circunstancias, sin caer en la resignación. Aceptar nos permite fluir y nos ayuda a no desperdiciar nuestra energía en luchas innecesarias del ego.

3. Agradecer todo lo bueno que la vida nos entrega. Desde lo mas grandioso del universo, hasta las cosas sencillas y cotidianas.

4. Acostumbrarnos a vivir en el presente. Soltar el pasado y no crear expectativas sobre el futuro, nos ayuda a conservar nuestro enfoque en lo que vivimos diariamente.

Conviene recordar, en todo momento, que la actitud positiva nos ayuda a crear resultados positivos en nuestro entorno. Al contrario, si nos amargamos, todo será mucho mas complejo y la vida se convierte en una especie de lastre con el que cargamos.

La actitud hace la diferencia entre vivir o padecer la existencia.


Próxima entrada: La actitud en los momentos difíciles


Video recomendado: Actitud


Libro recomendado:



En su libro "El poder está dentro de ti", Louise Hay nos explica que todos tenemos una sabiduría infinita que es capaz de proporcionarnos la mejor vida posible.
Nos invita a tomar conciencia y a sacar todo el potencial creativo que hay en cada uno de nosotros.





Fotografìas: Pixabay

2 comentarios:

  1. Primera vez q leo sobre PATRICIA BENAVIDES BELMONTE Son super impportantes y nos aporta mucho a todos y debemos seguir el ejemplo...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, por leer mi blog y por tu opinión. Te envío un saludo especial.

    ResponderEliminar