Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Navidad y las cosas que realmente importan

Hoy he querido escribir una reflexión sobre las cosas que realmente importan, porque por estos días de diciembre veo mucha gente corriendo de acá para allá, en los centros comerciales, comprando y llenos de paquetes, y me pregunto ¿será que nos hemos confundido sobre cuál es el sentido de la Navidad?.

Es verdad que diciembre nos permite compartir con los seres queridos y darnos regalos para expresar valores como la generosidad y la solidaridad.

Sin embargo no se nos puede olvidar que el sentido de la Navidad es más espiritual y profundo.

Así es, la Navidad es para recordarnos que entregar el amor, la gratitud, la fe, la alegría y la esperanza, son las cosas que realmente importan.

Por eso cuando veo las largas listas de regalos que los niños escriben para Santa Claus, o el Niño Jesús, o cuando veo la gente estresada por qué regalos va a dar a su familia, me pregunto si ellos se darán cuenta de que no vale la pena generar todas esas expectativas y hasta sufrir por esas cosas.

De hecho, observo que hay gente preocupada porque siente que si no compra un regalo costoso, no  podrá expresar con claridad cuánto quiere a su pareja o a sus hijos o a sus padres.

Peor aún, algunos andan afanados por comprar el mejor regalo  para “quedar bien” frente a sus familiares,  a la hora de abrir los presentes junto al árbol de Navidad. Y hasta se endeudan para poder comprar un regalo que se destaque de los demás, convirtiendo a la Navidad en una competencia que nada tiene que ver con el espíritu de esta época.

No los juzgo, los entiendo. Siento que en esta confusión sobre el espíritu de la Navidad, tiene mucho que ver la sociedad de consumo, que nos ha llevado a pensar que el tener es lo que nos hace felices. Poco a poco nos conducimos a llenarnos de cosas que a veces ni siquiera necesitamos y, en ese camino, terminamos por pensar que sólo con cosas materiales podemos expresar nuestros afectos.

Navidad es amor y alegría, valores y sentimientos que no tienen precio, que no se pueden comprar ni vender, que no tienen fecha de caducidad y que, de hecho, están disponibles todos los días del año.

¿Cuánto vale un abrazo o un beso a quien realmente amamos?  Eso no tiene precio y no está a la venta en ningún almacén, pero sí que los que anhelamos profundamente desde nuestros corazones, porque son alimentos indispensables para el alma.

Que no se nos olvide que la caja más grande, con el regalo más costoso, ubicada al pie del árbol de Navidad, no se puede intercambiar por el más dulce de los besos o por el abrazo más sentido.

Como dice por ahí una canción …”nada te llevarás cuando te marches”…y es cierto.  Si que puedo dar testimonio, luego de conocer muchos adultos mayores en alguna época de mi vida, cuando por mi trabajo, conocí la mayoría de los centros de adulto mayor de mi ciudad. Allí, la adorable gente mayor, me enseñó que sólo nos llevaremos los recuerdos de los momentos hermosos que vivimos con los demás, en especial, con los seres queridos.

Así que conviene tener en cuenta que es muy lindo compartir presentes en Navidad, pero que éstos deben ir acompañados del espíritu de la Navidad, de lo contrario son simples cosas que no nos podremos llevar de este mundo cuando nos marchemos.

De hecho, otra cosa que llama la atención de diciembre, es que muchas veces  durante todo el año no se expresó ningún sentimiento para las personas que decimos amar, y simplemente queremos aparecer con un regalo una vez al año.

Por eso quiero invitarlos a que ojalá aprovechemos la Navidad para renovar los lazos de unión, y no que la tengamos que convertir en un escenario donde se sanen las heridas que les causamos a nuestros seres queridos en el año, con nuestra indiferencia, nuestro silencio o nuestro olvido.




Disfrutemos de las luces, de los villancicos, de la comida especial de Navidad, sintiendo la alegría, el amor y la paz en nuestros corazones, ese es el mejor regalo, esas son las cosas que realmente importan.

Fotografías: Freepik

No hay comentarios:

Publicar un comentario