Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

domingo, 29 de marzo de 2015

Cómo sembrar una vida plena

En general, hablar de una vida plena, es realmente hablar de muchas cosas al mismo tiempo porque en el fondo este tema trae inmersos conceptos como la felicidad y el éxito, ambos bastante discutibles. De manera que no es posible encontrar un consenso acerca de qué es una vida plena, pero lo que si es claro es que todos queremos vivirla.

Creo que más que definir el concepto de una vida plena, se trata de tener unos indicadores que nos anuncien cuándo nos acercamos a experimentarla; o por el contrario, que nos alerten cuando la estamos alejando.

En mi opinión, una vida plena se puede evidenciar cuando la persona se siente emocionada por la forma como pasa sus días, sintiendo que su existencia tiene sentido y que está haciendo alguna contribución valiosa para el mundo.

Algunas recomendaciones claves


Para poder cultivar una vida plena, es necesario que la persona que desee ese tipo de vida, siembre con disciplina unas actitudes que serán fundamentales para el alcance de su meta.


Estas actitudes las he llamado las semillas de la vida plena y son:

1. Somos co-creadores de la propia existencia.


Lo primero que se debe tener en cuenta para sembrar y luego cultivar una vida plena, es tener conciencia de que los seres humanos somos co-creadores de la propia existencia. Para quienes tienen fe en un Ser Superior, esto significa que desde esas esferas espirituales nos están ayudando constantemente, pero no pueden hacer nada si nosotros no hacemos nuestra contribución.

Así pues, cultivar una vida plena depende de la propia decisión de la persona. Ella puede elegir vivir una vida plena, independientemente de las circunstancias de adversidad por las que atraviese en un momento dado, así como de los aprendizajes que se le vayan poniendo al frente.

La clave siempre será la actitud con la que se afronten las circunstancias. En este sentido siempre recuerdo personas como Viktor Frankl, el sobreviviente de los campos de concentración, quien decidió dar sentido a su experiencia y una vez que terminó la segunda guerra mundial, creó una corriente psicológica llamada “logoterapia” y escribió un libro que se tituló “El hombre en búsque de sentido”. En este libro él narra de manera de descarnada todo lo que tuvo que experimentar en los años de la guerra y aún así, conservó la esperanza de que todo eso serviría para algo.

El doctor V. Frankl, decía que la diferencia entre las personas que pueden levantarse y superar los problemas en la vida, y las que no, está en un factor determinante que es la decisión. Agregaba: “está en el sentir la libertad de elegir, a pesar de las condiciones”.

También pienso en personas como la neurocientífica Jill Bolte Taylor, quien sufrió un derrame cerebral y optó por la firme decisión de recuperarse. Esa recuperación la logró al 100%, en su empeño tardó ocho años. Hoy toda su experiencia sirve para que el mundo reciba su mensaje de esperanza y vea que si es posible vivir con un sentido. De este último caso supe hace poco, lo conocí porque una colega me compartió el video de la conferencia en la que esta mujer maravillosa relata su experiencia.

Video: 
Testimonio de la Doctora Jill Bolte Taylor: Un derrame de iluminación.



2. La vida es un eterno fluir.


En consecuencia con el punto anterior,  la persona se conecta con el eterno fluir de la vida. Por lo tanto acepta lo que viene y suelta lo que tenga que soltar, sin detenerse a culpar a nadie por los momentos malos o a victimizarse por las experiencias de dolor que viva.

No se trata de que la persona se convierta en un ser sumiso o resignado a todo lo que pase a su alrededor. De lo que se trata es de comprender que hay cosas que no se pueden controlar al 100% o que se escapan al control del ser humano por completo. Así pues, la persona vive en constante aceptación del devenir de la existencia, aprendiendo de las experiencias pasadas y proyectándose a un futuro que quiere.

3. Todo es perfecto.

También en sintonía con las dos ideas anteriores, la persona aprende a pensar que todo lo que ocurre es perfecto. Todo ocurre por alguna razón. Como dice Deepak Chopra “a medida que avanzas hacia la conciencia del momento presente, te das cuenta de que en este momento todo es perfecto, justo como debería ser, y que cualquier preocupación que tengas es transitoria y temporal”.

Se trata de vivir el momento observando cuál es el aprendizaje oculto tras la experiencia.

En el próximo artículo les compartiré los tips para cultivar una vida plena, todos ellos los experimento y he visto los resultados.

Video recomendado:


Entrevista al Doctor Viktor Frankl 





Créditos fotografías:
Diego Layos y Freepik.

No hay comentarios:

Publicar un comentario