Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

miércoles, 7 de enero de 2015

Lo que hay detrás de una sonrisa

La sonrisa es una de las más básicas expresiones humanas según Ron Gutman, quien se dedicó a analizar una serie de estudios sobre la sonrisa. Y es tan cierto eso,  que se ha demostrado incluso que los seres sonreímos antes de nacer, es decir, desde la vida intrauterina.

En lo personal, como he sido bastante curiosa con el conocimiento del ser humano, les quiero confesar que en varias ocasiones, he hecho el experimento de sonreír a los niños en la calle. Eso me ha permitido comprobar que, aunque cada quien reacciona de forma diferente, nadie puede ocultar la atracción que genera una sonrisa.

A veces he hecho el experimento de sonreír sin motivo a los niños cuando estoy en la fila del supermercado. Otras veces cuando voy sentada en el tren y hay un niño al otro lado de mi banca. También he hecho la prueba de sonreírles a los niños en el carro de enseguida, mientras que estamos en algún semáforo. 

Algunos de los niños reaccionan escondiéndose entre las piernas de sus padres o en los asientos del carro. Sin embargo, desde sus improvisadas guaridas, voltean a mirarme una y otra vez durante el rato en que estoy cerca de ellos. 

Otros niños simplemente responden a mi gesto con una hermosa y amplia sonrisa, mientras que continúan mirándome fijamente, hasta que sus padres -o acompañantes- terminan volteando su mirada hacia mí, como para verificar con quién es que se ríe el niño o la niña.

Así pues, aunque sea de manera experimental, he podido comprobar que la sonrisa tiene un poder invisible tal como lo han demostrado varios estudios y autores desde hace tiempo.

Siento que una sonrisa puede cambiarlo todo y quiero compartir en este artículo lo que he encontrado acerca de la irresistible sonrisa.

Tras la fascinación por una sonrisa

Repasando el arte y la publicidad, me encuentro que la sonrisa resulta bastante importante.

Salta a la vista que el marketing usa modelos sonrientes la mayoría de las veces. Pero más allá de eso, tenemos anuncios publicitarios muy exitosos que han apelado a la risa como un elemento conceptual de campaña. Igualmente, no son pocos los logosímbolos que tienen dibujada una sonrisa, como un ícono que genera recordación de la marca. 

Mientras tanto, en el arte, por citar solo un caso, se me viene a la mente la famosa sonrisa de la Mona Lisa, cuadro pintado por Leonardo Da Vinci. Dicha sonrisa ha sido estudiada montones de veces y se ha catalogado como enigmática y misteriosa. 

De manera que la sonrisa parece ser fascinante, poderosa y hasta misteriosa…pero ¿qué es lo que hay tras la fascinación por una sonrisa? 

Para ilustrar un poco el tema, puedo compartirles una anécdota personal: yo sonrío todo el tiempo cuando bailo y no me había dado cuenta de eso. Fui consciente de ese detalle porque algunos compañeros –de sexo masculino- de la clase de rumba me empezaron a decir que les parecía delicioso verme bailar porque siempre sonrío.

Y resulta que luego me enteré de un dato: según los expertos, más allá de la belleza física de la mujer, a los hombres les resulta muy atractiva una mujer que sonríe y que se ríe con facilidad. Claro está que la sonrisa tiene que ser natural y espontánea. 

Nuevamente, de manera experimental, he comprobado en mis clases de rumba, que la sonrisa resulta atractiva. Y en este caso es evidentemente atractiva para los hombres. 

A la inversa, parece que no funciona igual. Algunos estudios muestran que las mujeres no encuentran atractivos a los hombres demasiado sonrientes. Por ejemplo, un estudio de University of British Columbia, afirma que a las mujeres les resulta más atractivo un hombre que muestre una expresión más neutral. 

En lo personal, sería una excepción frente a lo que dice este estudio porque encuentro bastante atractivo a un hombre que sonría y creo que varias de mis amigas piensan lo mismo. No sé qué opinen las lectoras de este blog…

De otro lado, he podido ver que la sonrisa también conecta con los otros seres humanos adultos. De hecho la sonrisa hace parte del lenguaje corporal y es una señal que se interpreta  inconscientemente como una apertura a la comunicación con el otro. 

Dicho de otra forma, cuando vemos a alguien sonriente, asumimos que es amigable y que está dispuesto a conversar con nosotros. En este sentido, se ha demostrado también que la sonrisa es tan contagiosa como un bostezo.

Por ejemplo el experto en neuromarketing, Martin Lindstrom, en su libro Compradicción, habla de las “neuronas espejo” Se refiere a que el ser humano tiene una condición innata que lo lleva a imitar inconscientemente el comportamiento de sus semejantes. Dice textualmente Lindstrom que “las neuronas espejo explican por qué sonreímos cuando vemos a una persona feliz...”

Ciertamente, la sonrisa es algo que nos atrae, nos lleva a comportarnos de determinadas maneras y a sentirnos bien porque la sonrisa tiene una especie de efecto sanador, por llamarlo así.

Los efectos benéficos de la sonrisa

Todo indica que sonreír no es sólo un tema de atracción física por el sexo opuesto, o un asunto de conexión con el otro para comunicarnos. Resulta que la sonrisa tiene efectos benéficos a nivel físico y emocional.

Al respecto, la revista Muy interesante, en su edición de mayo de 2013, afirma que “los expertos han demostrado que sonreír con frecuencia nos hace objetivamente más felices y activa regiones cerebrales relacionadas con los afectos positivos y las recompensas…”

En relación con esta afirmación, retomé uno de los libros del Dr. Lair Ribeiro, un médico que ha realizado investigaciones psicológicas. Dice L. Ribeiro que “orgánicamente SER, viene siempre antes que TENER”. Así pues, si una persona es sonriente, tendrá mayor sensación de bienestar.

Lo anterior se explica por la química del cuerpo humano. Cuando sonreímos, nuestro cerebro libera unos neurotransmisores llamados endorfinas, que son los responsables de bajar el estrés y de hacernos sentir felices.

Video: El poder oculto de la sonrisa




Otro beneficio concreto que trae sonreír, se evidencia en otros estudios que muestran que la frecuencia cardíaca tiende a bajar si la persona sonríe mientras realiza tareas estresantes.

Señala también Muy interesante que “por si cabía alguna duda, los psicólogos estadounidenses LeeAnne Harker y Dacher Keltner se las ingeniaron para rastrear los efectos a largo plazo de las actitudes risueñas ante la vida. Su idea fue espectacular: analizar las fotos de mujeres en el anuario de su universidad, cuando tenían veintiún años, y compararlas con otras realizadas a lo largo de las siguientes tres décadas. Así pudieron cotejar el grado de sonrisas francas con los rasgos reales de personalidad en las retratadas. Conclusión: quienes parecían mostrarse más contentas cuando posaban, lo estaban de verdad, pues generalmente puntuaban alto en bienestar psíquico y satisfacción marital.

En 2009, una investigación  complementaria constató que al contrario también había una clara correspondencia: a más gestos hoscos durante la juventud, más divorcios en la edad madura”.

Y para rematar, el profesor Theo Gevers, de la Universidad de Amsterdam, ha creado con sus colegas una “base de datos de sonrisas” que al parecer ha permitido constatar que cuando las personas mayores de cuarenta años, sonríen de manera genuina, aparentan una edad menor. Entonces resulta que la sonrisa es el secreto para vernos más jóvenes sin necesidad de cirugía.

Así pues, todo parece indicar que es mejor aprender a sonreír para que podamos tener una vida más sana y mayor felicidad.

Créditos fotografías: Freepik, Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario