Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

sábado, 24 de enero de 2015

La vida empieza donde termina la zona de confort

Hace quizá un par de meses leí un estado en Facebook que decía algo así como: “no sé quién se inventó que había que salir de la zona de confort…y ahora andan con ese cuento por todas partes…que cosa tan molesta”.

Cuando leí ese comentario, sin querer juzgar a la persona, pensé que posiblemente en algunos entornos se ha tergiversado el significado de “salir de la zona de confort”.   

Medité sobre el tema y  me di cuenta de que en realidad hay mucha gente que no se decide a salir de su zona de confort y que quizá por eso es que causa molestia oír sobre esa expresión.

Por mi mente se cruzó la imagen de algunas personas que conozco, a quienes el calendario les da la vuelta año tras año y siguen sin hacer ningún cambio, aún cuando no están nada satisfechas con la vida que llevan.

Entonces me hice unas cuantas preguntas: ¿será que hay confusión con la expresión “salir de la zona de confort”?, ¿será que se creó una connotación negativa de esa expresión?, ¿por qué hay personas que se quedan como atadas a sus situaciones, sin salir de la zona de confort?...
Así fue que, entre una pregunta y otra, decidí escribir este artículo sobre la zona de confort, una expresión que no en vano es usada cada vez con más frecuencia en las empresas.

¿A que se le conoce como zona de confort?

Como pasa con muchas frases y términos,  que se convierten en moda y todo el mundo los menciona, creo que “salir de la zona de confort” poco a poco se volvió una expresión novedosa y terminó convirtiéndose en una frase de uso común. Pero no estoy segura de que todo el mundo sepa exactamente a lo que hace referencia.

Esa expresión de “zona de confort” es frecuente en ámbitos como la educación, la psicología y  el coaching. También se utiliza en el ámbito empresarial, típicamente en áreas de gestión humana, aunque también en otras áreas. Se asocia con procesos de cambio, de innovación o  de desarrollo organizacional.

Y ¿qué es la zona de confort?

En palabras sencillas, se puede definir a la zona de confort como un espacio físico o metafórico en donde la persona, o el grupo social, permanece habitualmente porque es un ámbito ya conocido, que genera una sensación de estabilidad.

La zona de confort metafórica está delimitada por una frontera invisible de creencias, hábitos, comportamientos o situaciones, que garantizan la conservación del estado actual de las cosas, de manera que se logre evitar la incertidumbre.

Aunque esos límites de la zona de confort sólo existen en la mente de la persona, suele suceder que se terminan confundiendo con muros imposibles de derrumbar o traspasar.

Por eso mismo, ocurre que las personas que han salido de la zona de confort, perciben como un absurdo que otras personas no decidan salir también.

Video: Salir de la zona de confort




Una zona engañosa

Lo interesante del tema es que la zona de confort no es  necesariamente para generar bienestar o felicidad.

Todo lo contrario, la zona de confort contribuye a anular la creatividad, genera dolor y además promueve la infelicidad.

Veamos algunos ejemplos:
- Estar en un mismo puesto de trabajo por años, para conservar un salario, sin sentirse feliz. Eso es estar en la zona de confort, aún cuando la persona intuye que sería más feliz si creara su propia empresa o que podría recibir mucho más dinero en otro trabajo.

- Quedarse en el mismo empleo y aguantarse a un jefe que insulta continuamente, para no perder los beneficios que entrega la empresa. Eso es permanecer en una zona de confort que puede acabar con la autoestima.

-Seguir por mucho tiempo con una pareja que hace daño físico,  para conservar el estatus social de persona casada. Eso significa estar en una zona de confort que es autodestructiva.

- Dejarse enfrascar en una vida completamente rutinaria. Eso es estar en zona de confort que puede traer mucha desmotivación.

Como vemos en estos ejemplos, la zona de confort dista mucho de traer bienestar o felicidad.
De hecho la zona de confort puede ser el mayor obstáculo para encontrarnos con nuestro verdadero ser interior y con el mundo de posibilidades del universo.

El permanecer en la zona de confort es una completa paradoja porque lo que se busca es evadir la incertidumbre y resulta que en la incertidumbre es donde está la clave de la creatividad, de la abundancia, de la esencia, de la plenitud.
Al respecto, Deepak Chopra, dice que la incertidumbre es el campo de todas las posibilidades y el universo es exactamente lo mismo: un campo de todas las posibilidades, o sea que es el potencial de toda la creación.

En línea con estas reflexiones, cuando miro historias de grandes personajes y de gente de éxito, comúnmente encuentro que muchos relatan experiencias o situaciones de gran incertidumbre en sus vidas. Y resulta que es allí donde se encontraron con ellos mismos o encontraron un chispazo que los llevó a crear algo que finalmente les permitió renovarse por completo y ser felices.

Un caso de esos fue el de Steve Jobs, cuando fue despedido de la compañía que él mismo había creado. Sobre el creador de Apple, habla uno de los cincuenta intelectuales latinoamericanos más influyentes, el argentino Andrés Oppenheimer, en su más reciente libro “Crear o morir”. Oppenheimer dice que “…murió a los 56 años, cofundó Apple en el garaje de su casa a los 20 años de edad, pero fue despedido de la empresa 10 años después, cuando apenas tenía 30 años, luego de perder una lucha corporativa dentro de Apple. Su caída en desgracia salió en las portadas de los principales diarios de todo el mundo…Sin embargo, en Silicon Valley, tras su despido de Apple, Jobs inició un período que más tarde describió como el más creativo de su vida. Creó nuevas compañías y consiguió nuevos inversionistas para financiarlas.”

¿Por qué la gente se aferra a la zona de confort?

Si se sabe que la zona de confort no trae bienestar.  Pero además, si se tiene conciencia de que nada en el universo permanece estático, sino que está en un movimiento constante y un cambio permanente, entonces ¿por qué hay gente que insiste en quedarse en la zona de confort?

La respuesta es por el miedo. Quien no se decide a salir de su zona de confort, en el fondo tiene miedo de fracasar, de perder y finalmente, de encontrarse en la incertidumbre.

Y, nuevamente, el miedo representa una paradoja porque obliga a la gente a permanecer inmóvil dentro de su propio muro invisible, mientras que todo el universo se mueve.

Es importante recordar que comúnmente el miedo es irracional. Esto significa que el miedo va más allá de la realidad objetiva y no admite reflexión, razón o explicación que lo derrumbe. El miedo es como un monstruo imaginario que impide avanzar.

Por eso entiendo a quienes ven con cierta molestia a la gente que no sale de su zona de confort. Claro que no se trata de juzgar a nadie, cada cual va en su propio camino de aprendizaje. Sin embargo, quienes se atreven a salir de su zona de confort, logran vencer sus miedos, adquieren fortaleza, se conectan con la creatividad y ven la vida como algo más sencillo.

Creo que hay que quitarle esa carga de mito y dejar de ver a la expresión “salir de la zona de confort” desde una connotación negativa. El solo hecho de intentar salir es ya saludable, genera nuevas conexiones neuronales y permite ver otras soluciones a las mismas situaciones.

Libro recomendado:




Crear o morir, de Andrés Oppenheimer. En este libro, su autor explica cómo la innovación será la única forma en que las empresas puedan sobrevivir y crecer en el siglo XXI. Además deja claro que para realizar innovación hay que salir de la zona de confort.






Próxima entrega: Tips para salir de la zona de confort

Crédito fotografías: Freepik

3 comentarios:

  1. Yo no sé, pero basta que se mencione la expresión "zona de confort" para que yo decida dejar de escuchar, y pierda el interés, por muy bien intencionadas que sean las palabras. Y, perdón, con todo respeto, pero yo no conozco a ninguna persona cómoda, siempre están luchando por desear, queriendo siempre algo más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por tu comentario.Comprendo tu opinión y está perfecto que pienses diferente, eso hace posible que abordemos los temas desde otras perspectivas, de modo que muy bienvenida la diversidad de pensamiento. Con respecto a lo que planteas, una precisión: cuando buscamos objetivos y trabajamos por alcanzaarlos, podemos hacerlo desde una mente abierta, que observa y experimenta diferentes caminos o podemos permanecer en el mismo camino, sin buscar otras opciones, que quizá resulten más eficaces. A eso se refiere el ensayar el abandono de la Zona de Confort.

      Eliminar
  2. A mi me hace mucha gracia cuando en reuniones empresariales salen los directivos de turno exigiendo a la plantilla que salgan de su zona de confort y hablen de las bondades de ello, pero ell@s: salen de su zona de confort o demandan que salgamos los demas para afianzarse mas en la suya?

    ResponderEliminar