Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Navidad en Noviembre...y cómo vivir en el presente

Comenzando el mes de octubre fuimos con una amiga a curiosear en una gran tienda donde venden libros, computadores y artículos de decoración para el hogar. Mi intención era revisar las novedades editoriales en materia de cuento latinoamericano, mientras que mi amiga buscaba algún libro de superación personal.


Sin embargo, yo me desvié por un rato para mirar los artículos de Navidad que estaban en una gran exhibición, justo al lado de todas las cosas alusivas al Halloween. Allí observé con atención una situación anecdótica que puede ilustrar cómo el mundo nos invita continuamente a no vivir en el presente.

Un hombre de aproximadamente 30 años estaba curioseando con su hijo de unos cuatro años. El papá muy entusiasmado le dijo al pequeño: “mira hijo, ¡ya viene la Navidad!, ¡qué alegría!” y el hijo se quedó mirando hacia el exhibidor de Halloween, justamente al lado, y le respondió: “papi, y… ¿entonces Halloween cuándo es?”. El papá respondió como pudo rápidamente: “ah sí hijo, viene Halloween y luego comienza.... ¡la Navidad!”.

Con esa escena comprendí que hasta los niños se confunden hoy en día con el paso del tiempo. Si bien es cierto que los días se acortaron y que estamos viviendo un tiempo más acelerado, también es cierto que la gente parece tener más afán de vivir por adelantado cada  temporada del año.

Por eso no sorprende ver las decoraciones navideñas tan hermosas y alegres….sólo que ¡desde comienzos de Noviembre!. ¿No será que ese hábito nos acostumbra también a que no vivamos el presente?.

El pasado y el futuro no existen

Una de las cosas que más he aprendido es que permanecer conectados en el eterno presente de la vida, nos convierte en seres humanos más plenos y nos permite vivir sanamente y felices.


Video: Vivir en el ahora, Conversación con Eckhart Tolle



Comprendo que el hecho de romper con la costumbre de planificar, sería algo bastante complejo para el mundo empresarial e incluso para la vida personal. Sin embargo, nada más cierto que lo incierto. El universo es incertidumbre permanente. Por eso el pasado y el futuro no existen literalmente. Lo que resulta paradójico es que nos aferramos a ellos casi que de una manera obsesiva, por medio de la ilusión del control del futuro y del apego al pasado.

Respecto de estos dos conceptos de pasado y presente, me encanta la explicación que aparece en la película “Kung Fu Panda”. Hay una escena en la que Po (el oso panda), está desmotivado para seguir su camino de vida y le dice al viejo maestro Oogway que mejor debería rendirse y continuar haciendo fideos. Entonces el maestro Oogway le responde: “Rendirte, no rendirte…fideos, no fideos…estás preocupado por lo que fue y lo que va a ser. Hay un dicho: el ayer es historia, el mañana es un misterio pero el hoy es un obsequio, por eso se llama presente”. Completamente de acuerdo con Oogway.


Video: Escena de Kung Fu Panda



De hecho, es tan nocivo vivir aferrados al futuro y al pasado que el cuerpo se resiente. Por ejemplo, muchos de los dolores de cabeza y de las gastritis, son producidas por insistir en preocuparnos por el futuro. Mientras que el cáncer y una gran cantidad de depresiones, provienen del apego al pasado.
Y esta obsesión por adelantarse a los acontecimientos y a las temporadas, no sólo es promovida por el mundo del mercadeo, sino que también es incentivada por la sociedad misma.

En este sentido me acuerdo de otra anécdota reciente que quiero compartirles porque sé que mucha gente ha pasado por lo mismo.

Estábamos en uno de mis seminarios de La Magia de Ser Mujer en días pasados y de pronto una mujer comentó que ella es soltera y preguntó que si estaba bien que ella no estuviera interesada en vivir en pareja por ahora. Comentó que lo preguntaba porque la mayoría de la gente le decía que cómo era posible que ella, tan linda, no tuviera novio. Pues bien, le respondí a su pregunta y a partir de las reflexiones que propuse, se suscitó una discusión muy interesante que me permitió comprobar que hay una fuerte presión social para pensar todo el tiempo en el futuro.

Veamos por ejemplo: Cuando la persona formaliza un noviazgo, de inmediato la gente comienza a preguntarle que cuándo se casará. Luego, cuando se casa, le preguntan que para cuándo será su primer hijo. Después, cuando tiene el primer hijo, le preguntan que cuándo tendrá el segundo…y así sucesivamente. Es como que hubiera una preocupación permanente por lo que viene a continuación en la vida de las personas.

Lo mismo les pasa a los recién graduados de la universidad y a los que inician su vida como empresarios. Les preguntan con mucha frecuencia acerca de lo que sigue a continuación en sus planes.

No es que quiera invitarlos a que vivamos en la total incertidumbre sin sueños o metas. Sólo que creo que a veces exageramos. Cuando en realidad de lo que se trata la vida es estar concentrados en el presente. Para lograrlo, hay que soltar el pasado, conservando los aprendizajes; también hay que lanzar los sueños al universo y trabajar por ellos en el presente, sin expectativa por el futuro porque el universo responderá en el momento y la forma adecuados.

Por otro lado, es triste que haya gente que se queda anclada a su pasado. Como si la película de su vida se hubiera quedado congelada, en modo “pausa”. Mientras que todo el universo fluye y todo cambia permanentemente. En realidad vivimos en un devenir infinito.

Viviríamos mucho mejor si aprendiéramos a usar nuestra energía para disfrutar el presente, para estar conectados de manera permanente con el aquí y el ahora.

Volver a la Navidad en Diciembre

La Navidad es preciosa, trae unión familiar, alegría, paz y esperanza. Lo que pasa es que cada cosa en su lugar y cada situación en su momento.

Creo que sería mucho mejor que volviéramos a la tradición de poner el árbol de Navidad en Diciembre. La decoración y el ambiente navideño por anticipado, desde Noviembre o incluso desde Octubre, nos lleva a acostumbrarnos a vivir en el futuro.

Cuando vivimos en el futuro todo el tiempo, nos llenamos de miedo, aumentamos los niveles de estrés, nos volvemos ansiosos y gruñones, nos perdemos del disfrute de la vida y olvidamos los pequeños detalles cotidianos que enriquecen nuestro camino.

Entonces que la Navidad venga cuando tiene que venir, no por anticipado, para que nos conectemos con el aquí y el ahora que tanta falta hace.

Video Recomendado:


Libro Recomendado:



En este libro, el autor explica cómo es que el destino de la humanidad consiste en que se conecte con el Ser esencial y exprese la realidad extraordinaria, divina, en el mundo físico ordinario.







Sitio web recomendado:




http://www.eckharttolle.com/






Crédito fotografías: Diego Layos, Freepick.

4 comentarios:

  1. Adoro el libro de "El Poder del Ahora". Es un libro de lectura lenta. Como para irlo masticando y saboreando. Quisiera recomendar otro: "Tiempo al tiempo" de Bodil Jonsson, un libro para recordar que el tiempo existe, que es nuestro y no precisamente es siempre el que marca el reloj.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muchas gracias por tu comentario. Me encanta tu sugerencia. Saludos especiales,

    ResponderEliminar
  3. Gracias patricia por compartirme tu blog. Comparto contigo La idea que la sociedad nos lleva a vivir a todos los seres humanos de la misma forma. ... La educacion por ejemplo. ... Todos pasamos por lo mismo. .. prejardin, jardín, preescolar, primaria, secundaria, universidad, posgrado, master, doctorado....... y lo que tu comentas. .... novios, esposos, hijos........ También está el tema de carro, casa, finca......... y al final nos lamentamos por no tener la fortuna que otros o nos eufanamos por poseer más que otros. ..... pero hay otra forma de educar? criticamos al estado por la mala educación, pero aun así seguimos el formato establecido hace muchos años. ... esperando que las personas sean mejores seres humanos. Ya no hay marcha atrás. ... solo queda dar un paso a la vez y disfrutar lo que cada nuevo dia nos ofrece. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier por tu comentario y por seguir mi blog. Respecto de lo que dices, creo que estamos en un momento coyuntural de gran cambio en la humanidad. Varios autores y líderes mundiales en distintos campos, como el científico, ya vienen hablando de la necesidad de re-prensar la educación. Estoy de acuerdo en que hay que re-pensarla. Creo que poco a poco elevaremos el nivel de consciencia planetario para que la educación sea una aliada en la formación de seres humanos felices. De otro lado, creo que la familia también es vital en el proceso de formación y a veces eso se olvida.
      Por último quiero decirte que cuando estamos en este camino de reflexión, no importa qué vivimos en el pasado sino lo que podemos construir a partir de ahora. Todos los días son una nueva oportunidad para comenzar de nuevo. Un abrazo.

      Eliminar