Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

lunes, 20 de octubre de 2014

Comunicación, Salud y Enfermedad

Aunque la comunicación es inherente a la condición humana, resulta impresionante la cantidad de inquietudes que despierta el tema a todo nivel.

Cada vez que tengo el placer de dictar una conferencia, un seminario o un curso de comunicación, pasa lo mismo. No importa si se trata de empresarios experimentados o destacados CEOs. Igualmente si son colaboradores de una corporación o jóvenes estudiantes. La reacción es similar y todos quedan maravillados con el tema y con ganas de aprender mucho más de comunicación.

Es que, a pesar de que literalmente no podemos vivir sin comunicarnos,  la mayoría de las personas no sabe cómo hacerlo con éxito en sus respectivos entornos, incluidos el personal y el profesional.

Dado el interés que suscita esta temática, en próximos artículos hablaré de las claves para la comunicación exitosa y otros asuntos apasionantes que están relacionados con la comunicación.

Hoy quiero referirme a la hermosa posibilidad  que tenemos los seres humanos de crear salud y bienestar para nosotros mismos y para el entorno, a partir del poder sanador de la comunicación.

Cómo entender la salud y la enfermedad

Para comenzar, quiero aclarar que según lo que he aprendido en mi recorrido por el reiki y la medicina de cuerpo-mente, la salud no es solamente la ausencia de enfermedad, sino que la salud es un estado de conciencia desde donde se puede vivir de una manera diferente.  

En este contexto, la enfermedad resulta de una desconexión de nuestro ser. Nos enfermamos porque nos desconectamos de nosotros mismos. Sé que eso suena raro, pero eso es lo que nos enseñan varios estudios científicos que han sido reportados a lo largo de las últimas décadas.

De hecho, está demostrado que el cuerpo humano es todo un complejo sistema físico-químico, un enorme laboratorio de medicamentos naturales, capaz de crear respuestas curativas desde el interior del organismo.

Entre los estudios que apoyan esa afirmación, se encuentran los que se han hecho al biólogo y budista Matthieu Ricard, quien ha sido declarado como la persona más feliz del mundo. Los estudios mostraron que la felicidad y la salud están directamente relacionadas con la capacidad de ir a la esencia de nosotros mismos, por el camino de la compasión, la gestión de las emociones y la administración de los pensamientos.

Los estudios que se realizaron a Ricard, así como los experimentos complementarios entre gente que hace meditación, demostraron que se puede lograr cierto control mental de forma que se incrementan los pensamientos positivos.

Ricard afirma que “vivimos bajo una cadena de pensamientos que selecciona y aísla un único aspecto de la realidad”. En línea con lo anterior, podemos repetir lo que dice uno de mis guías de este tipo de medicina mente-cuerpo: “nuestra mente es como la loca de la casa”,  dando vueltas y vueltas en pensamientos inoficiosos.

Video de entrevista a Matthieu Ricard:




Efectivamente, al sumar el desequilibrio con el que gestionamos las emociones, con todos esos pensamientos tóxicos que alojamos en nuestra mente, al final del día producimos una gran cantidad de estrés con el que cargamos nuestra existencia. Ese estrés afecta todo nuestro organismo, deteriorando la magnífica fábrica de medicamentos naturales que es nuestro cuerpo humano.

¿Qué tiene que ver la comunicación con la salud?

La comunicación literalmente tiene un poder sanador, en la medida en que la comunicación es potencialmente creadora de infinitas posibilidades. Sólo que no nos percatamos de que eso es así.

Algunos se preguntarán ¿Cómo es posible que la comunicación pueda tener un poder creador? Sencillo. El poder creador se debe a la energía con la que está hecha toda idea. La energía de la idea es la misma materia prima de la que estamos hechos todos los seres humanos y de la que está hecho todo lo que existe.

Cada pensamiento que alojamos en nuestra mente es energía y cada idea que compartimos a través del lenguaje, también es energía. Por eso podemos crear bienestar y salud a nuestro alrededor a partir de lo que pensamos y decimos. O al contrario, podemos crear un ambiente pesado o de discordia, simplemente con lo que emitimos con nuestro lenguaje.

Todo ese poder creador de la energía se ha conocido a partir de la teoría cuántica, un conocimiento desarrollado por los físicos desde hace más de un siglo.

La cuántica se describió ampliamente en el libro “El campo”, de la periodista americana Lynne McTaggart, quien consultó con los más importantes físicos de todo el mundo para escribir su libro.

Esta autora dice que en nuestro aspecto más elemental, ni siquiera somos una reacción química, sino una carga energética. De tal manera que “lo que hacemos y pensamos importa: de hecho nuestra participación es crucial en la creación de nuestro mundo”, afirma Taggart.

Lo anterior concuerda con lo que menciona Rhonda Byrne, en su libro “El secreto”. Parafraseando a Byrne, somos creadores de realidades a partir de nuestros pensamientos y de todo lo que decimos.  

Las dos autoras citadas coinciden con dos científicos americanos: Alexander Loyd y Ben Johnson, quienes desarrollaron una metodología para activar el propio mecanismo interno de sanación. Esa metodología la denominaron “el código de curación”, el cual se basa en la energía. Para Loyd y Johnson, “la energía es la última frontera. Constituye la forma definitiva de curación”.

Video de entrevista a Alex Loyd:




Sintetizando todas estas afirmaciones, podemos decir que la salud depende de unos flujos adecuados de energía en nuestro cuerpo y en nuestra mente. A su vez, esos flujos adecuados son directamente proporcionales a una correcta administración de nuestros pensamientos y a una gestión adecuada de las emociones.  Todo eso se puede lograr mediante la comunicación.

Sin embargo, aunque suena sencillo,  nos cuesta trabajo aplicar estos principios en la vida cotidiana porque las dinámicas que hemos construido nos llevan a caminar por la vida sin conciencia de nosotros mismos.

Por lo tanto no nos damos cuenta del poder creador que tiene toda idea que se aloja en nuestra mente y que lanzamos al mundo a través del lenguaje, porque nos comunicamos de forma mecánica e inconsciente.

Así que si queremos ser saludables, debemos aprender a vivir con conciencia y a conectarnos con nuestro ser interior.


En los próximos días entregaré unos tips para aprender a comunicarnos de una forma sana, de manera que empecemos a crear ambientes saludables y bienestar a nuestro alrededor. 
Además en próximos artículos compartiré interesantes videos y documentos relacionados.


Libros recomendados:





"El Campo" de Lynne McTaggart. En este libro se puede encontrar una amplia explicación de cómo funciona la cuántica y la sanación a partir de los principios de la energía.









"El código de curación" de Alexander Loyd y Ben Johnson. En este libro se puede encontrar toda la información necesaria para poner en práctica la metodología de curación creada por los autores y que se aplica en seis o siete minutos.






Crédito de fotografías: Emilio Ceballos

Próxima entrega:
Tips para una comunicación saludable

2 comentarios:

  1. Como quien dice la cura esta en nuestras manos o mejor dicho en nuestra mente. Patria todo lo que compartes a través de este medio es sumamente importante. Muchas gracias por brindarnos este espacio.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ana. Muchas gracias por tu comentario. Si, todo parte de nuestra vibración, la frecuencia de nuestra energía, la cual emitimos en forma de pensamientos e intenciones. Me alegra que te guste el espacio. Un abrazo.

    ResponderEliminar