Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

viernes, 15 de agosto de 2014

¿Por qué nos cuesta encontrar el sentido de la vida?

Sentimientos de frustración y de tristeza acompañan a muchas personas en el mundo hoy, porque en el fondo han sido vidas que no se han vivido sino que se ha sobrevivido. Muchas personas no han logrado aclarar su destino, están confundidos. Incluso a pesar de estar llenos de triunfos o de cosas materiales, tienen un fuerte sentimiento de vacío.  Pero ¿por qué nos cuesta tanto encontrar el sentido de la vida?


Ese ¿qué hacer con la vida? que nos confunde…

Cómo podemos comprender que existan adolescentes confundidos por su vocación en vísperas de elegir una carrera o jóvenes estudiando una carrera que sienten que no es para ellos o adultos que se despiertan un día con la sensación de que han recorrido un camino que no era para ellos…para entenderlo, hay que hacer varias reflexiones.

1. Una humanidad gobernada por el miedo. 


El miedo, esa emoción contraria al amor y bastante propagada en toda la humanidad, nos paraliza, caotiza nuestra energía y nos impide ir por nuestros sueños.

Muchas personas viven comandadas por sus miedos y, en consecuencia, sus decisiones no se inspiran en el amor, la intuición, el sentir o la conciencia.

Lo peor es que los miedos son muchos. Hay miedo de perder lo que se tiene, miedo al futuro y a la incertidumbre, miedo al dolor, miedo a la muerte, miedo a no cumplir con las expectativas que los otros tienen de la persona, etc. 

Al final del día, resulta que hay mucho miedo de ser, simplemente ser. La esencia como seres humanos únicos e irrepetibles, queda oculta por montones de máscaras que tapan esos miedos terribles, a la vez que también sepultan la luz propia y el desarrollo del potencial, llevando a la persona a vivir en el no ser.

2. Se ha invertido el orden entre el ser y el tener

Como especie humana en general, se ha dado prioridad al tener sobre el ser. Se ha olvidado que la abundancia material llega por añadidura cuando el ser humano está alineado con su esencia. Como dice Deepak Chopra, en su libro “Las siete leyes espirituales del éxito”, cuando tomamos consciencia de las leyes de la naturaleza, comprendemos que tenemos la capacidad de crear una abundancia ilimitada sin tener que esforzarnos.


Video: Las siete leyes espirituales del éxito




En lugar de expresar la potencialidad del ser, se ha promulgado el deseo de tener cuanta posesión sea posible, llegando hasta la codicia imparable. Se da comúnmente el culto al dinero, el éxito de las personas se mide en función de la riqueza material que han logrado acumular y se ha venerado el poder y el placer como grandes fines de la vida. 

Como asegura Borja Vilaseca en su libro “Qué harías si no tuvieras miedo”, el culto al dinero nos llevó hasta el punto en que se estableció un vínculo “entre el bien-tener y el bien-estar. Es decir, el consumo con la felicidad.”

Se nos olvidó que el arte de vivir consiste en comprender que somos un espíritu en un cuerpo y que llegamos a este planeta para dar lo mejor que tenemos por dentro, para poner nuestros dones al servicio de todos. Porque antes que tener, somos. Sólo desde el ser podemos darnos y, al darnos, tendremos todo lo material que sea correspondiente porque recibimos en la medida en que damos con desprendimiento y con conciencia. 

3. La lucha entre la razón y la intuición. 

Se nos olvidó que la vida es equilibrio, no lucha. Se nos olvidó que nuestra existencia va mucho más allá de nuestro propio cuerpo. Es espíritu y está conectado con el todo. Por tanto razón e intuición, mente y corazón, van de la mano, en armonía. 

De tanto pensar y razonar, nos olvidamos que la vida es inocencia, es confianza, es creer en lo que no vemos y en nuestra voz interior del corazón. Nos creímos el cuento de que necesitábamos acumular información para poder razonar nuestras decisiones y se nos olvidó que el misterio de la vida consiste en ser. Se nos olvidó que era importante vivir en coherencia entre lo que sentimos y lo que pensamos.

Video la coherencia del cerebro y el corazón:



¿Qué hacer si estamos confundidos?

Lo primero que deben saber, quienes están confundidos, es que no son los únicos, que hay muchas personas en la misma situación. De hecho, vivimos un momento evolutivo de mucha confusión para todos los seres que habitamos el planeta.

Esto se debe a que estamos en plena transición de una era de la humanidad hacia otra. Vamos a dejar atrás esa etapa conocida como la era industrial y estamos entrando en la era del conocimiento, así como nos lo han anunciado, desde distintas disciplinas del saber, muchos analistas y escritores, entre ellos Peter Drucker, Deepak Chopra, Philip Kotler y Fredy Kofman.

Video del cambio de era hacia la sociedad del conocimiento



Ese cambio nos lleva a pasar de una época en la que la humanidad trabajó mecánicamente para buscar su sustento económico, a una en la que las personas sentirán más la conexión con su ser interior y buscarán la realización de su destino mediante la escucha de su intuición y la toma de conciencia.

El cambio trae confusión. Mientras llegamos a esa nueva era, que se calcula estará en unos veinte años, debemos buscar un mecanismo que nos permita salir de la confusión.

La buena noticia es que el sólo hecho de preguntarnos este tipo de cuestiones existenciales, nos lleva a conectarnos con nuestra esencia y allí es donde están todas las respuestas, dentro de nosotros mismos. 

Algunas recomendaciones:

1. Silenciarnos
Es importante que tomemos un tiempo para silenciar nuestra mente y escuchar nuestro propio ser. Para lograrlo, nos podemos ayudar por ejemplo de técnicas de meditación trascendental, del yoga, del reiki o de alguna meditación basada en la respiración. Cualquiera de los caminos que se elija, lo que buscamos es que recoger toda esa energía que desperdiciamos en tantos pensamientos, para usarla en experimentar el aquí y el ahora, de manera que nuestra esencia pueda manifestarse libremente. En estos momentos sublimes del ser es cuando nuestra creatividad fluye y tomamos conciencia de nuestro propósito en este planeta.

Cómo aquietar la mente  de Deepak Chopra:


2. Reconocer nuestros dones:

A lo largo de más de una década de docencia y de consultoría, he visto que hay mucha gente a la que se le dificulta descubrir sus talentos. Les sugiero que revisen en qué roles o actividades se sienten plenos y felices. Esto es, en qué labores pierden la noción del tiempo y espacio, o sea que hacen la actividad por mucho tiempo y les parece que duró unos cuantos minutos. También pueden chequear sus hobbies o pasatiempos, así como sus juegos de infancia. Donde se obtiene una mayor sensación de plenitud, paz, alegría y felicidad, es por ese lado que está el propósito de vida.

3. Permanecer en actitud de apertura

Permanecer en una actitud de apertura o de observación con conciencia, significa mantener un estado de escucha de la intuición (que es la misma voz interior), que nos permita reconocer cuándo las circunstancias o situaciones que aparecen en nuestro entorno, son pequeños recordatorios que nos anuncian nuestra misión de vida. 

Es importante saber que aún cuando las personas no tengan claro su propósito de vida, pueden aparecer oportunidades o propuestas laborales con una fluidez impresionante y que están directamente relacionadas con el propósito de vida. Por eso hay que estar atentos a esas oportunidades que nos llegan sin buscarlas conscientemente. Una pista para verificar si corresponden con nuestra misión, es visualizarnos en esa oportunidad como si ya la hubiéramos tomado y ver si nos llena de plenitud interior, de paz, de gozo, de felicidad.

Sea cual sea nuestra historia, bien sea que tuvimos clara nuestra misión desde que éramos niños o que nos tocó detenernos para descubrirla en cualquier momento de nuestra existencia o que aún no la conocemos, lo hermoso de la vida es que se construye día con día y en cada momento podemos comenzar de nuevo y encaminarnos a experimentar esa inmensa felicidad que se siente cuando estamos alineados por completo con nuestra misión  de vida.


Libros recomendados:

  • ¿Qué harías si no tuvieras miedo? Borja Vilaseca



  • Las siete leyes espirituales del éxito Deepak Chopra


  • La empresa consciente Fredy Kofman



Próxima entrega:
¿Existe el amor verdadero?


Crédito Fotografías: Emilio Ceballos

No hay comentarios:

Publicar un comentario