Este blog es para todas las personas que queremos ser felices, que buscamos vivir mejor, que queremos disfrutar la vida plenamente, en paz y bienestar.

lunes, 27 de marzo de 2017

El fracaso no existe...

En esta nueva entrada del blog me propongo desmontar ciertas creencias acerca del fracaso, que lo han convertido en algo así como un pecado mortal, dejando pocas posibilidades para que quien fracase pueda aprovechar esa magnífica oportunidad de aprendizaje que tiene en frente de sus narices.

Creo que el sistema educativo y la sociedad han tenido mucha responsabilidad en esta mitificación del fracaso.

Por ejemplo, cuando yo estaba en el colegio, los errores en cualquier ejercicio de matemáticas, se tenían que borrar y había que realizar de nuevo todo el proceso.  Con esa práctica, nos perdíamos del aprendizaje escondido en cada error y quedábamos condenados a poder repetirlo en cualquier momento. Hoy en día, miro en retrospectiva mi época de estudiante de colegio y me parece que hubiera sido mucho más útil que conserváramos los errores y continuáramos con el desarrollo del mismo ejercicio correcto en otra página.

En el caso de la sociedad, no nos quedamos atrás con hacer del fracaso un mito. Los círculos sociales -y más recientemente las redes sociales-, son comúnmente despiadados para señalar y sentenciar a una persona que llega al fracaso. Se ven comentarios como: “ahí viene Pedro, fracasó en su matrimonio…” o “lo echaron del trabajo, ¡vaya fracaso!”. Casi que quien fracasa en algo, tiene que sacar valentía para lidiar con el fracaso en sí mismo y, además, fortaleza para hacer frente a los rumores.

No obstante, el fracaso es muy importante para aprender del éxito, aunque suene paradójico. Es más, el fracaso es el único camino para desarrollar ciertas habilidades que nos permitirán afrontar los retos de la vida.

Así pues, nos toca desmontar esas creencias equivocadas alrededor del fracaso y desmitificarlo, acabando, de paso, con ese miedo paralizante de fracasar, que nos impide avanzar hacia la realización de nuestros sueños.

Hacia otras perspectivas del fracaso

Como lo he insinuado, hay que echar a la basura esos paradigmas anticuados que hacen ver al fracaso como un monstruo gigante que viene a destruirnos.

Lejos de ser destructor, el fracaso es realmente una valiosa oportunidad de aprendizaje y el error opera como un cincel que nos pule cual si fuéramos diamantes.

De hecho, el fracaso ha comenzado a valorarse en algunos ámbitos.

Por ejemplo, en el mundo de los negocios, el fracaso no solo es útil, sino que se vuelve indispensable. Al respecto, Miguel López de Ceballos y Alessandro Adrada, responsables de StopApp, comentan que “lo que más nos ha llamado la atención es la “necesidad” del fracaso para triunfar. Aunque pueda parecer paradójico, los inversores y stakeholders prefieren invertir y valoran más positivamente a emprendedores que ya han cometido errores. Asocian la falta de fracaso a la falta de ambición: el hecho de que alguien no haya fracasado, en Silicon Valley se vincula directamente con que no se ha marcado metas suficientemente altas en su carrera profesional”.

Acerca de emprendimiento, los expertos en innovación afirman que cualquier fracaso puede dar surgimiento a una gran idea innovadora que puede significar mucho dine

Otro espacio donde el fracaso cobra otro sentido, es el campo del desarrollo de las habilidades del ser. Acá el fracaso se convierte en una excelente alternativa para formar en tolerancia a la frustración y en resiliencia, destrezas fundamentales para afrontar los diferentes desafíos de la vida.

De esta forma, el fracaso adquiere otro significado diferente de algo temible, pecaminoso o que es motivo de vergüenza.

Con estas perspectivas, empezamos a comprender que “el fracaso es el combustible de nuestro éxito”, como lo afirma el mago profesional, conferenciante y formador, Iñigo Sáenz de Urturi. Para él, el fracaso “es simplemente una frontera entre dos caminos que se abren. En ese sentido, el fracaso nos ahorra tiempo porque nos indica qué decisiones queremos tomar”. A lo que hace referencia es a que el fracaso nos permite validar si la meta que queríamos alcanzar es realmente nuestra pasión o si es solamente algo que no en realidad no queríamos.




En la próxima entrada, les compartiré otras perspectivas del fracaso y cómo podemos aprender de él.

Video sugerido:

Fotografías: Freepik

lunes, 6 de marzo de 2017

Felicitaciones a la Energía Femenina

Durante la semana de la mujer, quise escribir esta entrada porque me parece que es un momento interesante para ir más allá que solo felicitar a las mujeres en su día (8 de marzo) o recordar la “lucha por la igualdad”.

Siento que eso es válido y que se genera mucha publicidad alrededor de estos temas. No obstante, me parece quizá más importante hablar de la energía femenina en el mundo, que de la mujer en sí misma. Creo que este momento del planeta, de profunda transformación y de reivindicación de los valores, necesita que nos contactemos con el amor incondicional y con la sabiduría femenina.

Por supuesto que la mujer representa la energía femenina, por las características biológicas y psíquicas. Así mismo, el hombre, por su naturaleza, representa la energía masculina. Sin embargo, ambas energías, femenina y masculina, habitan simultáneamente tanto en hombres como en mujeres.

De esta manera, el llamado que quiero hacer es a pensarnos en esa energía femenina para el mundo, sin importar si somos hombres o mujeres.  Por eso, aunque sea la semana de la mujer, mejor las Felicitaciones a la Energía Femenina!

Sobre el amor incondicional

Recordemos que la energía femenina es la nos ilumina para saber amar de manera incondicional, es decir que podamos expresar un amor sin condiciones, que es gratuito, que se entrega sin esperar nada a cambio.

El amor incondicional es ese amor que se asemeja al efecto del fuego lento, que permite “cocinar” la autoestima de cualquier ser humano, acompañándolo en todo momento de su desarrollo y crecimiento. Ese mismo amor que se constituye en el pegamento que une a las familias y que, simultáneamente, es el cimiento donde se edifica una sociedad justa.

Así pues, quisiera preguntarles a todos los queridos lectores de este blog, ¿estamos promoviendo el amor incondicional?, es decir ¿estamos dando ejemplo con acciones concretas de amor incondicional de manera cotidiana, en todos los entornos donde nos desenvolvemos?

Y de la sabiduría…

De igual forma, la energía femenina nos invita a ir a los misterios de la vida. Nos lleva tanto a la comprensión del ser humano, como a tener una mirada que es capaz de abarcar las dinámicas del universo, para sintetizar el conocimiento ancestral, de millones de años de evolución como planeta. Todo a partir de elementos como la intuición y la capacidad de ver hacia dentro de nosotros mismos con humildad y serenidad.

Es con la aplicación de la sabiduría que podemos tomar las más acertadas decisiones, acordes con el proceso evolutivo que vivimos y alineadas con el destino personal, de manera que le atinemos al bienestar.

Entonces, la pregunta que quiero dejar para mis lectores, con respecto a la sabiduría es ¿estamos escuchando la voz interior antes de tomar las decisiones?, ¿nos estamos conectando con nuestra intuición o simplemente nos dejamos llevar por las emociones o la impulsividad?

La invitación queda abierta para que hombres y mujeres podamos desarrollar la energía femenina interior y entregar al mundo más amor incondicional y más sabiduría, que aporten a una sociedad más justa y feliz.



Fotografìas: Freepik

martes, 7 de febrero de 2017

Los tres cimientos de la Felicidad

Mucho se ha dicho que la clave de la #felicidad es tener una autoestima sana, o al menos eso fue lo
que yo entendí por muchos años en mi vida.

Pensaba: si la clave de la felicidad es la autoestima, entonces hay que fortalecer la autoestima y asunto resuelto. Sin embargo, me encontré que la autoestima no es suficiente para ser feliz.

Para mí, la felicidad, vía fortalecimiento de la autoestima, es como construir las columnas de un edificio, sin haber construido primero los cimientos.

Hoy puedo decirles que la autoestima viene después, que antes hay otra cosa que nos hace verdaderamente felices.

¿Dónde encuentro la felicidad?

Algunos han creído que la felicidad está en las posesiones materiales o en el poder o en la apariencia. Otros, muchos, por cierto, se han dado cuenta de que ese no es el camino y entonces han acudido a los contenidos de “autoyuda” a ver quién tiene la receta de la felicidad.

De hecho, la “industria de la autoayuda” vendió en Estados Unidos en 2012, 11.000 millones de dólares y esta cifra crece año con año, no solo en ese país.  En México, por ejemplo, las ventas de libros de autoayuda crecieron en 2015 un 71%.

Esto no es ni bueno ni malo, es un camino que parte de la necesidad legítima de ser felices, que todos los humanos sentimos. Sin embargo, he visto cómo la búsqueda desenfrenada de la felicidad puede ser incluso hasta peor.


Por otro lado, está el renacer o el re-descubrir de muchas técnicas milenarias que nos conectan con nuestro propio ser, como la meditación, el reiki y el ho`ponopono.

Nuevamente, esto no es ni bueno ni malo, son ayudas, así como las que he querido compartir en este blog, durante más de dos años.

Sea cual sea el camino que cada quien recorra en su búsqueda de la felicidad, es muy probable que algún día todos lleguemos a un mismo lugar.

Ese lugar que conocemos como alma, porque la felicidad está en nosotros mismos.
Y al llegar a esa conclusión, no habremos descubierto el agua tibia.

Esto es lo mismo que dijeron los griegos, más de mil años antes de Cristo. Para ellos, la felicidad es un estado del alma.

Palabras más o palabras menos, también es lo mismo que han afirmado en muchas culturas del mundo, por siglos y siglos.

Pero nos cuesta creerlo, gracias a nuestro ego.

Hace poco, en una entrevista de radio me preguntaban ¿no asusta mucho ir al encuentro de uno mismo? Respondí con una pregunta: ¿le tienes miedo a tu mejor amigo?, mi entrevistadora contestó: “no, por supuesto”. Luego le dije: ¿si no le temes a tu mejor amigo, entonces por qué tienes miedo de ti misma, si es contigo misma con quien estarás por el resto de tu vida?.


Con esto quiero decirles que, ir al fondo del alma, es la mejor de todas las inversiones que cualquier persona puede hacer. Al final del día, además de llevarnos a nuestra verdadera esencia, nos conecta con el poder creativo universal y, simultáneamente, con todos los seres afuera.

Es más, al conectarnos con el alma, conocemos el propósito de nuestra existencia y, de paso, adquirimos un sentido de trascendencia.

Al respecto, Harvard ha demostrado, por casi cien años de investigaciones, que la felicidad verdadera se halla en las personas que construyeron relaciones saludables y duraderas con los demás. Pues resulta que, para podernos relacionar afuera, primero hay que relacionarnos con nosotros mismos.

¿Cómo me puedo conectar con el alma?

Como lo dije antes, mientras que la autoestima funciona como las columnas que puedes levantar en cualquier edificio, la conexión con el alma hace las veces del cimiento donde pueden descansar las columnas con toda la seguridad de que estarán erguidas pase lo que pase.
Para conectar con el alma, hay que resolver tres asuntos claves que, según lo que he comprendido en mi vida, constituyen las pistas y las condiciones para lograrlo.
Las comparto a continuación estas claves que encontré en mi vida, para que las personas que leen mi blog puedan ensayarlas, si les resuena en sus almas:

1.                  Hay que resolver la historia personal.


Todo lo que somos, es producto de una recopilación de múltiples experiencias pasadas, propias y ajenas.
Resolver la historia personal significa tomar conciencia de todo eso,  sanar donde halla heridas y atar los cabos sueltos.
Por ejemplo, en el caso de la mujer, en general, hay tres grandes momentos de confrontación, que invitan a resolver la historia personal. Un primer momento va desde el nacimiento hasta la llegada de la primera menstruación; un segundo momento transcurre desde ese día hasta la menopausia; por último, el tercer gran momento arranca en la menopausia y va hasta la muerte. Si la mujer no resuelve en cada momento lo que le corresponde, y se hace la desentendida, la vida se encargará de invitarla de una forma cada vez menos agradable, hasta que suelte la carga, tanto ancestral como propia, y elabore la información pendiente.


      2.          Hay que elegir las opciones propias.

Estamos llenos de estereotipos y queremos cumplir con todo lo que se espera de nosotros. Pero como eso es imposible, nos llenamos de frustración o empezamos a ver afuera, con los ojos de la envidia, para evadirnos. 

La sociedad ha creado guiones que dicen qué debemos hacer y qué comportamiento se espera que tengamos en tal o cual situación. En general, se trata de romper, amorosamente, esos patrones y esos registros del inconsciente familiar y colectivo, de manera que salga nuestra propia esencia.


Cuando nos encontramos a nosotros mismos, sin la carga de todo lo de afuera, podemos escucharnos y elegir el camino de la autenticidad, que es el mismo camino de la libertad. 

Es decir, que podemos comprender quiénes queremos ser en verdad y qué queremos hacer con nuestra vida.


3.                  Hay que integrar la energía femenino-masculina.

Al sanar y transmutar la carga colectiva, van saliendo las construcciones internas que hemos hecho, inconscientemente, con la energía masculina y con la energía femenina.

Nos damos cuenta que caímos en la “separatividad” de las dos polaridades, masculina y femenina, hasta el punto en que hemos pensado que una polaridad puede vivir sin la otra o viceversa.

Al tomar conciencia, poco a poco, entendemos por qué, por ejemplo, cuando una mujer tiene la energía femenina baja, esta misma fórmula le aparece como un espejo en la polaridad opuesta de su pareja y entonces establece relaciones afectivas que no funcionan, que no la llenan, que no la satisfacen (en realidad, a ninguno de los dos).

Estos tres cimientos de la felicidad no tienen un orden en particular, se pueden incluso entremezclar. El caso es que a mí me funcionó y creo que les pueden funcionar a otros. Cada cual puede revisar si le resuenan y si los quiere aplicar en su vida.

Estas tres claves, las involucro en mi propuesta La Magia de Ser Mujer Única, lo que busco es que cada mujer conecte con su alma y saque todo su potencial creativo.
En otras palabras, mi objetivo es que cada mujer reciba la autoestima como una añadidura, luego de hacer los cimientos de su propio edificio.

Quienes quieran participar en el Programa La Magia de Ser Mujer Única, tendremos primer nivel en el Hotel Four Points by Sheraton de Medellín, el próximo 18 de febrero.
Pueden inscribirse acá y recibir un test gratuito.


https://goo.gl/forms/EcO9WZxWrsuZWoqt1

Fotografias: Pixabay, Freepik.

lunes, 30 de enero de 2017

Cómo hacer del 2017 un año extraordinario (2)

La semana pasada les compartí tres tips para vivir mejor cada día, de modo que te quede más fácil construir un año extraordinario.

Si ya hay quienes comenzaron a aplicar los tips, habrán notado que las cosas fluyen mejor,  que tienen más paz y que los resultados se van dando de formas más creativas.

Para quienes aún no se han percatado de ningún cambio, los invitamos a incorporar estos sencillos comportamientos para que  y poco a poco empiecen a ver cómo se nota el cambio.

Como les prometí la semana pasada, hoy les traigo las tres claves para que construyas un 2017 muy diferente, un año extraordinario.

Acá están las claves.

Claves para el 2017

1. Organiza tus metas
Ten un mapa de metas o un listado de metas que quieres alcanzar este 2017. Ponte metas que te inspiren y que estén conectadas con tu propósito de vida. Sueña y vibra con tus sueños.

2.   
2. Haz un paso a paso de tus metas
Identifica lo que vas a necesitar para cada meta, qué debes hacer, con qué recursos tienes que contar. Sé específico y recuerda que no necesitas tenerlo todo ya mismo, con tu claridad y tu disciplina, es muy posible que todo lo que necesites para alcanzar tus metas, se vaya presentando de las maneras menos esperadas. La condición que se te pide es que seas muy claro con lo que deseas y que esos deseos estén completamente alineados con tu alma (no con tu ego).


3. Actúa
Comienza con lo que puedes ahora mismo. No pospongas tus tareas, ni permitas que nadie te contagie de pesimismo o de incertidumbre. Enfoca tu mente en los resultados que quieres y camina con la certeza de que todo se dará en el momento indicado, que es cuando todo el universo se une a ti en la materialización de tus metas.

Tips para fluir en este nuevo año

1.  Claridad
A mayor claridad de quien eres y qué quieres hacer con tu vida, mayor fluidez hacia la materialización. No puedes pretender que el universo entienda las ideas confusas acerca de lo que quieres.
Si en este momento no sabes lo que quieres, empieza por tomarte tu tiempo para meditar y conectarte con tu alma. Es muy probable que no te hayas escuchado a ti mismo.

2. Libertad
A mayor libertad, mayor autenticidad. El que seas tu mismo es una ayuda fundamental para que puedas crear lo que sueñas y para vivir de una manera más tranquila.
Deja atrás todo lo que te impide ser tu mismo. Suelta todo lo que te ata a condiciones que te encasillan o que atentan contra tu creatividad.

3. Amor
A mayor amor que des, mayor amor recibirás. Impregna todas tus acciones con tu energía amorosa. Nada más poderoso que la fuerza del amor, con ella atraes todo lo bueno a tu vida.

En realidad, estas sugerencias son para toda la vida, sólo que este año en particular se convierten en alternativas importantes, dado que estamos en un nuevo ciclo y que tenemos tantos desafíos a nivel global.

Espero que me dejes tus comentarios y que me compartas algo sobre los resultados que obtienes.

Fotografía: Freepik


lunes, 23 de enero de 2017

¿Cómo hacer del 2017 un año extraordinario?

Hoy comienza la penúltima semana del primer mes del año. Es hora de revisar seriamente lo que queremos construir en este 2017.
¿Ya tienes tus metas claras? Y ¿ya empezaste a trabajar para lograrlas?

Si tu respuesta es afirmativa, felicitaciones. Si todavía tienes dudas o si quieres recibir unos tips para complementar tu camino, entonces esta entrada te puede servir.


Tres principios + Tres claves + Tres tips para lograrlo

Antes de compartirte los tres principios, las tres claves y los tres tips para hacer de este 2017 un gran año, quiero invitarte a que no le des tanta fuerza a las predicciones o a las noticias negativas que entregan los medios de comunicación o los comentarios de la gente pesimista. 

Si bien es cierto que estamos en un momento de incertidumbre mundial, el futuro que vendrá está en nuestras manos como humanidad, y cada uno de nosotros tenemos nuestra propia contribución para lograr felicidad en nuestro entorno y contagiar a los demás con nuestro ejemplo.

A continuación, te comparto los tres principios que te ayudarán a vivir mejor cada día. Si no se tienen en cuenta estas premisas, es muy difícil que puedas realmente ser feliz y materializar tus deseos.

1.     
 1. Tú eliges.

Independientemente de lo que ocurra a tu alrededor o de las circunstancias por las que atravieses, recuerda que siempre tienes la posibilidad de elegir la forma en que quieres vivir tu vida.

Puedes ser espectador, puedes victimizarte o puedes actuar como el protagonista de tu propia historia.

Si eliges escribir tu propio camino sin esperar a que nadie haga las cosas por ti y sin culpar a otros por lo que te pasa a ti, verás muchas más oportunidades y experimentarás el despertar de habilidades propias que aún no has potencializado, o que incluso no has usado.

2.      2. Toma tus decisiones.

Asumir la dicha de tomar tus propias decisiones que te impulsará a conquistar tus sueños con mucha más fuerza.

Vivimos de las decisiones que tomamos. Postergar o evadir las decisiones, es la garantía para tener que afrontar consecuencias desagradables.

Ahora bien, puedes tomar decisiones acertadas o desacertadas. Las decisiones acertadas son las que nos traen bienestar, que nos abren 
puertas, que nos acercan al infinito potencial creativo que habita en ti y en todos los seres humanos. 

Las decisiones desacertadas son las que nos traen lecciones, por lo general con un precio emocional y con dolor. 

No hay decisiones buenas ni malas, solo aciertos o desaciertos. En la medida en que te conectes con tu alma, tomarás más decisiones acertadas.

3.     3.  Más intención, menos control.

Sé preciso en lo que deseas. Sin claridad, estarás enviando mensajes difusos o incluso contradictorios y entonces el universo se tardará más en encausarte para materializar tus sueños o te traerá lo que no deseabas de verdad.

Una vez que tengas claro lo que realmente quieres, suelta la necesidad de controlar los resultados. Trabaja con disciplina sin ansiedad ni obsesión por el resultado, confía en que la claridad de intención y el enfocarte en tus metas, harán la fuerza suficiente para materializar lo que deseas.

Comienza a implementar estos simples y profundos principios que harán de tu vida un camino más placentero y fluido.

Aplicarlos es sencillo, lo que debes hacer es siempre estar muy consiente de cada acto, de cada comportamiento, de la forma como reaccionas a los acontecimientos y de la manera como tomas decisiones, desde la más sencilla hasta la más trascendental.

Espero que comiences hoy mismo a aplicarlos, si es que antes no los habías incorporado a tu cotidianidad. La idea es que se te conviertan en hábitos, o sea que debes seguirlos día tras día durante 21 días como mínimo. De ahí en adelante, te serán más naturales y los aplicarás casi sin darte cuenta.


El próximo lunes entregaré las tres claves y los tres tips.

Fotografías: Freepik, Pixabay.

lunes, 2 de enero de 2017

Propósitos de Año Nuevo

Cuando comienza un nuevo año, muchas personas suelen hacer propósitos en todos los campos de su vida. 

Algunos de ellos solo alcanzarán a ver el impulso del ánimo exaltado durante los primeros días del mes de enero o incluso hasta febrero.

Otros se dilatarán mes tras mes, con frases como “mañana comienzo”. 

Los más fuertes, lograran permanecer en la mente y con trabajo disciplinado, se convertirán en las metas cumplidas al finalizar el 2017.

En esta corta entrada de hoy, quiero proponer que más allá de los propósitos en salud, dinero, amor, relaciones y trabajo, regresemos a algo básico: vivir cada día con mucho amor y trabajar con pasión por lo que hacemos.

Estoy convencida de que, si cada uno de nosotros vibra desde el sentimiento del amor en cada minuto, es muy seguro que seremos mucho más felices, más saludables y más inspiradores para contagiar de buenas cosas a todo nuestro entorno.

En síntesis, la invitación es a vivir desde un nivel de conciencia más elevado, que nos permita hacer de este 2017 un año diferente. 

Si cada uno de nosotros administramos con otra energía nuestro metro cuadrado personal, podemos también ayudar a construir un mundo mejor.


En la próxima entrada les compartiré los tips para hacer de este 2017 un año extraordinario.

Fotografias: Pixabay

lunes, 21 de noviembre de 2016

Tres consejos para aprovechar el poder de la mente

En un año lleno de aprendizajes como es este 2016, más nos vale que tomemos conciencia de que todo lo que creamos es porque primero lo creímos. Tal cual. Nuestra mente es una poderosa fuerza capaz de convertir en realidades palpables, lo que alguna vez imaginamos.

¿Cuántas veces hemos tenido la experiencia de haber pensado en alguien y que esa persona justamente nos llamara o nos escribiera en ese mismo momento?  
Algunos le llaman a eso coincidencias, otros “diosidencias”, otros los conocen como milagros. Yo les llamo sincronicidades, aunque son verdaderos ejemplos de cómo opera el mundo de la energía y del pensamiento.

De esta misma manera, como pasa cuando pensamos en alguien y al instante aparece, así ocurre con todos nuestros pensamientos.

Si los pensamientos están alineados con los deseos legítimos de nuestra alma y de nuestro corazón, tendremos materializaciones que traerán gozo y bienestar. Por el contrario, si los pensamientos están alineados con nuestro ego, tendremos realidades de dolor y sufrimiento.

Sé que creer en que esto funciona así, es algo complicado para quienes no han leído sobre física cuántica ni se han acercado a conocer los principios que aplican los budistas o a escuchar de las experiencias de los practicantes del yoga.

Toda la información reportada por los físicos, los budistas y los practicantes del yoga, confluye en un mismo punto: los pensamientos son unidades de energía que emitimos. Como la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma, los pensamientos siguen su camino para luego transformarse en realidades.

Dicho de otra manera, al final del día, por tratarse de energía creativa en movimiento, todo pensamiento es a su vez una intención que se materializará en algún lugar y en algún momento.

De esta forma, todo pensamiento es a su vez el producto de una mente y el origen de algún asunto que en cualquier momento será una realidad palpable.

Por eso todo lo que pensamos antecede a lo que creamos. Sólo que como no nos damos cuenta, nos convertimos en verdaderos irresponsables de lo que pensamos y de lo que decimos.

Con esta entrada de hoy quiero invitar a que tengamos conciencia de nuestros pensamientos a cada instante y que seamos prudentes con lo que decimos.

Cómo crear pensamientos de gozo y bienestar

Estamos en un momento de la historia de la humanidad donde poco se estimulan los pensamientos que nutren la mente para materializar gozo y bienestar.

Al contrario, abundan las malas noticias en la prensa, los comentarios negativos en la oficina, los pensamientos estresantes del jefe, etc. Y resulta que buena parte de nuestra mente se alimenta del entorno para desarrollar los pensamientos.

Si lo que queremos es materializar situaciones o realidades de gozo y bienestar, hay que nutrir la mente con pensamientos positivos. Esto se logra cuando tenemos conciencia de lo que pensamos. De esta forma podemos sustituir los pensamientos negativos por pensamientos positivos, tan pronto como nos percatemos de que hay que hacerlo.

Primer consejo:

En este sentido. si lo que queremos es aprovechar el poder creativo de nuestros pensamientos para materializar algo que deseamos para nuestra vida, entonces el primer consejo es que evitemos los ambientes pesados y nos alejemos de las personas negativas.

Por este motivo, decidí hace mucho tiempo no ver los noticieros de televisión, salvo en contadas excepciones. Esto es porque dedican buena parte del tiempo al aire para desarrollar noticias escabrosas y tenebrosas, que solo sirven para contaminar nuestra mente.

Segundo consejo:

Como segundo consejo, nos toca volvernos selectivos con la música que escuchamos. Estamos llenos de canciones con letras agresivas y hasta irrespetuosas con la dignidad humana. Nos parecen chistosas y además pegajosas, así que las vamos cantando en el carro o las bailamos en la fiesta.

No comprendemos que la mente no sabe de bromas, que nuestro inconsciente es literal, que no sabe de lenguajes figurativos y que no cuestiona nada sino que asume todo lo que le decimos como si fueran hechos irrefutables.

Para nuestra mente no importa si lo que propone la canción es una vulgaridad o un acto por fuera de la ley, simplemente es otro pensamiento más que se suma a los que ya están alojados.

Por eso, si no queremos hacernos cargo de lo que creamos con nuestra mente, entonces toda la música es válida y todas las letras de las canciones están perfectas.

Pero si lo que queremos es crear bienestar, nos cuidamos de lo que escuchamos y privilegiamos los sonidos y las letras que ayuden a nuestra mente a enfocarse en lo que nos sirve para crear bienestar.

Tercer consejo:

En sintonía con el anterior consejo, y sumado a que existe una ley universal que dice que de lo que das recibes, entonces nos cuidamos de lo que pensamos acerca de los demás seres.

Comprendemos que no vale la pena ocupar nuestra mente con pensamientos que no van a aportar bienestar a los demás, porque sabemos que tarde que temprano eso se nos devolverà.

Al contrario, disfrutamos entregando una sonrisa a los demás y observando lo positivo de las personas, para abrirnos a recibir lo mismo hacia nosotros en cualquier momento y lugar. 

Fotografías: Freepik.